Subscribe to SIAWI content updates by Email
Portada del sitio > fundamentalism / shrinking secular space > ¿Por qué el burkini es una herramienta política?

¿Por qué el burkini es una herramienta política?

Miércoles 13 de septiembre de 2017, por Marieme Helie Lucas, siawi3

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

Source: http://www.lahora.cl/2016/10/burkini-una-bandera-la-extrem-derecha-musulmana/


¿Por qué el burkini es una herramienta política?

Claudia Maldonado

Viernes 28 de octubre de 2016

La socióloga argelina Marieme Hélie Lucas, reconocida internacionalmente por su defensa del feminismo republicano laico, es una firme detractora de vestimentas como la burka y el burkini, a las que considera totalmente ajenas a las costumbres musulmanas. En conversación con La Hora, Hélie Lucas explica por qué considera al fundamentalismo islámico como un movimiento político de extrema derecha.

-¿Por qué sostiene que los fundamentalismos religiosos son fuerzas políticas de extrema derecha?

Uno debe analizar un fenómeno político en términos políticos, no religiosos. Los fundamentalistas musulmanes comparten muchas similitudes ideológicas con otros partidos de extrema derecha en el pasado reciente de Europa.

Al igual que los nazis, los fundamentalistas musulmanes creen (no en una raza superior aria, pero) en un credo superior, el Islam; como los fascistas, ellos construyen un pasado mítico (ya sea la Antigua Roma o la Edad de Oro del Islam) que justifica su superioridad. Y esta superioridad les garantiza el derecho y el deber de eliminar físicamente a los untermensch (en alemán subhumano, personas inferiores) y a quienes incluyen en esa categoría: judíos, comunistas, gitanos, etc. Recuerde que los musulmanes que no adhieren a la versión fundamentalista del Islam son el primer blanco de los fundamentalistas musulmanes y son sus primeras víctimas, ya que los etiquetan de kofr; como los fascistas, ellos son pro capitalistas; como los nazis, ponen a la mujer en “su lugar” (iglesia/mezquita, cocina y crianza); etc…

Durante los años 90 en Argelia, una larga década en la que los grupos fundamentalistas musulmanes armados intentaron tomar el poder político e imponer una teocracia, la gente les decía “fascistas verdes” (verde en referencia al color del Islam), o islamo-fascistas. La gente estaba muy consciente de su programa político. En Argelia tuvimos diez años de larga resistencia a los fundamentalistas, que dejó 200 mil víctimas. Los fundamentalistas musulmanes armados degollaron, decapitaron, quemaron vivos, mataron y torturaron en todas las formas posibles a mujeres y niñas que se negaron a usar velo o insistieron en seguir yendo al colegio; ellos las tomaron como esclavas domésticas y sexuales, y las preñaban para procrear “buenos musulmanes” –igual que Daesh (Estado Islámico) lo hace ahora en Irak y Siria. Los fundamentalistas musulmanes están contra la educación de las niñas, como se ha visto recientemente en Pakistán y Afganistán. A nadie en Europa se le ocurriría justificar este tipo de atrocidades en el nombre de la religión hoy en día si fueran perpetradas por “Cristianos”. Pero parece que se presume que los “musulmanes” no merecen un acceso igual a los derechos humanos universales, a la libertad de pensamiento y la libertad de conciencia.

-¿Qué opina del burkini, la burka y el hijab?

Son solo banderas de la extrema derecha musulmana, una demostración de fuerza, una manera de hacer muy visible su presencia política.

No hay que olvidar que los partidos musulmanes fundamentalistas son los que están introduciendo estas novedades por todas partes en los países de mayoría musulmana: el así llamado “velo islámico” -el estilo burka de Arabia Saudita que se está extendiendo por todo el mundo- nunca existió antes entre los creyentes musulmanes en África (ni en el norte ni en el sur del Sahara), ni en el sur de Asia ni en el Sudeste asiático donde vive la mayoría de los musulmanes del mundo… las mujeres musulmanas vestían boubous, o saris, o dhalwar-kurta, o vestidos largos, etc… Nuestras formas tradicionales de vestir han ido desapareciendo bajo el uniforme saudita.

Por otra parte, nunca deberíamos mirar este tema del “velo” sin ver las otras demandas hechas por los fundamentalistas musulmanes; por ejemplo, en Francia, ellos exigieron cursos separados para niños y niñas en las escuelas gratis y seculares del Estado, la prohibición de las clases de evolucionismo (…); personal solo femenino (doctores, enfermeras) para pacientes mujeres en los hospitales gratis estatales; piscinas separadas para mujeres… y en otros países en Europa y Norteamérica, ellos demandan (y algunas veces tienen garantizado) segregación por sexo en las universidades, arbitraje familiar en asuntos de familia, leyes de herencia religiosa (desfavorables a las mujeres) etc. Es decir, leyes separadas que concederían derechos desiguales para diferentes categorías de ciudadanos.

En otras palabras, esto es el fin de la democracia (en democracia, las leyes son votadas y pueden ser cambiadas por los ciudadanos), y el advenimiento de la teocracia (cuando las leyes son impuestas e inmutables, en el nombre de dios, según la interpretación de los viejos clérigos conservadores). Esto es también el fin de la ciudadanía: la gente será forzada a pertenecer a una “comunidad” y ser regida por leyes separadas, en virtud del origen geográfico de sus familias.

En los países de mayoría musulmana, los fundamentalistas predican no solo la adopción de la burka en lugares donde era desconocida hasta hace poco, sino también, por ejemplo, la introducción de la Mutilación Genital Femenina (FGM) como una práctica islámica. Sin embargo, la FGM era una costumbre pre-islámica, que en tiempos del antiguo Egipto se limitaba a su esfera de influencia cultural en África (es decir, Egipto y los países africanos vecinos, como Sudán, ndr)”.

Los fundamentalistas musulmanes seleccionan y eligen las prácticas más anti-mujeres, de una manera totalmente sincrética, entonces ellos declaran que “eso es el Islam” y quien se oponga está contra el Islam, es islamofóbico o kofr, etc.

– La diseñadora australiana Aheda Zanetti dijo que creó el burkini para dar libertad a las mujeres ¿Qué opina?

El capitalismo no tiene nacionalidad, ni color, ni género; algunas personas están dispuestas a negociar los derechos de la mujer para las grandes empresas. En cuanto a la afirmación de que el burkini garantiza la libertad a la mujer, lo mismo ocurre con la peluca que usan las mujeres judías ortodoxas… porque si ellas no la usan, ¡no pueden dar un paso fuera de sus casas! Algunos fundamentalistas también dicen que el velo garantiza la libertad a la mujer, e incluso que recluir a las mujeres las protege; etc… Los proxenetas también supuestamente protegen la libertad de las prostitutas.

– Algunas personas dicen que la mujer puede elegir la ropa que usa, incluso si quiere usar burkini, o burka.

El asunto de la “elección” de las mujeres ha sido discutido muchas veces por las feministas alrededor del mundo. Todos sabemos que la mujer es sometida a una gran presión para que se adapte, ya sea por la familia, el poblado, la comunidad -por temor a ser rechazado y ser un paria (marginado); y por favor, dime qué elección es posible si el castigo por no elegir la vestimenta adecuada puede ser la pena de muerte, como ha sido el caso en Argelia, Mali, Sudán, Afganistán, Irán, etc… bajo el dominio de los fundamentalistas.

El hecho es que los cuerpos de las mujeres son instrumentalizados por los dos: quienes quieren cubrirlas y por aquellos que quieren descubrirlas. El cuerpo de la mujer es un campo de batalla.

El mejor ejemplo que conozco sobre esta “elección” es de Senegal: durante la ceremonia de boda, el hombre tiene que firmar si acepta un matrimonio monógamo o polígamo. Por lo general, la novia ha discutido esto con antelación con el novio y él ha dicho, por supuesto, que firmará por un matrimonio monógamo. Pero cuando está frente al registro, él de repente declara que quiere un matrimonio polígamo. La esposa podría, por supuesto, teóricamente, hablar en frente de cientos de invitados y de ambas familias (extendidas) y amigos, mandándolo a él al infierno y decir públicamente que él traicionó la promesa que le hizo y ella no se casará con él. Pero, por lo general, ella no se atreve a hacer eso, ya que el precio a pagar sería mucho más alto, tanto para ella como para su familia ¿”Elección” libre, eh?

En Europa hoy existe una enorme presión sobre las mujeres de herencia musulmana de obedecer órdenes fundamentalistas y usar las vestimentas “islamistas” (en lugar de islámico). No hace mucho tiempo, las jóvenes eran asesinadas si se resistían a cumplir, en los suburbios de las grandes ciudades de Francia ¿Quién protege a aquellos que eligen de forma independiente?

– ¿Qué rol tienen los políticos franceses de derecha en el debate sobre el burkini?

La derecha en general y la extrema derecha, en Europa incluyendo a Francia (o Donald Trump en Estados Unidos) usan todas las oportunidades para expresar su visión discriminadora sobre los inmigrantes o incluso sobre ciudadanos de descendencia migrante después de varias generaciones. Hace 70, 50 años, la extrema derecha acusó a los italianos que huían del régimen fascista, después cuando los españoles huían del régimen de Franco los acusaron de venir a “robar el pan de los trabajadores franceses”. Es lo mismo ahora con la gente que huye de Estado Islámico. Son acusados -por la derecha- de contribuir a la crisis económica y ser parte del empobrecimiento de los franceses.

El burkini es solo otra oportunidad para la extrema derecha de hacer oír su voz… y de ganar votos en las próximas elecciones presidenciales.

Este programa se ajusta perfectamente a la agenda fundamentalista, ya que ambas, la tradicional y xenófoba extrema derecha, como los musulmanes de extrema derecha quieren un baño de sangre que ayudaría a ambos a reclutar y radicalizar tropas frescas.

– ¿Qué pasa con los derechos de las mujeres, los derechos reproductivos, en casos como Chile, donde el aborto está prohibido en todas las circunstancia?

Las fuerzas progresistas y feministas son muy claras cuando son testigos del cercenamiento de los derechos de la mujer que hace la Iglesia Católica: ¡condenan las posiciones de la iglesia! Curiosamente, cuando esto viene de los fanáticos musulmanes, no tienen el coraje de pararse contra ellos, ya que tienen miedo de ser etiquetadas de “racistas”, “islamófobos”, etc. Yo encuentro este “relativismo cultural” extremadamente racista: como si todos los musulmanes fueran de una raza inferior retrógrada y, por tanto, ¡como si fueran “normal” que ellos representen ideas retrógradas!

Las fuerzas progresistas y feministas en Chile deben aplicar su mente crítica por igual a los fanáticos y fuerzas conservadoras, sean cristianos, judíos, musulmanes, hindúes o budistas. Los derechos de la mujer no pueden estar supeditados a una interpretación religiosa; son universales y protegidos bajo el derecho internacional de los derechos humanos. En todas partes hay fuerzas de derecha que trabajan bajo la cubierta de la religión y deben ser denunciados y contrarrestados en todas circunstancias.